domingo, 11 de enero de 2009

Me vuelvo a quedar dormida

Me vuelvo a quedar dormida...
sin remedio en el mismo diván de acontecimientos tardíos
puedo escribir, pues aun el licor no se lleva mi cerebro... aún no...
trato de matarlo con lentas dosis... no tengo la valentía suficiente para acabar definitivamente con esta farsa de estados aparentes...
entre el regocijo y el desespero, trato de obviar que me encuentro viva y por dentro, simplemente el olor a podredumbre que llena mis sentidos...
El alma evacuó el envase... ya no había nada que hacer...
y vacía... sin remedio, me vuelvo a quedar dormida encima del teclado, como si no quisiera renunciar a esta composición y que alguien hallara el complejo demudar en el viento...
en cualquier momento alguien encontrará la botella, ya me la he bebido sin problema, ¿con cuántos litros de licor se llenará un cuerpo vacío?
En lugares no apropiados...
con momentos como hoy tirando el invisible hilo de la destrucción,
veo como por milimétricos pedazos, se va cayendo el disfraz, he tratado de reformarme, pero lo que se es pesa tanto sobre el personaje que he creado...
simplemente tiras de la máscara de papel maché, en la cocina... aun se encuentra el engrudo restante...
y mi alma enferma... se encuentra errante, su casa ha sido demolida, y su propósito ya fue resuelto tras una partida...
yo soy el as de corazones
y el as de copas cuando las emociones
se vuelven en mi contra
y la incoherencia sentimental
me deja fatal frente a ti
El licor se apodera ya de las palabras que sumisas huyen por la ventana que dejé abierta, por si acaso.... por si la habitación llegará a llenarse tanto que ya no pudiera respirar la ausencia...
y he de imaginarme...
Me da miedo mirarme al espejo, con tantos días gastados que llevo de equipaje...
quisiera tragarme la tierra, pero simplemente seré cenizas que se dejan en la caja vacía...
puedo morderme pues ya no siento nada...
puedo llenarme de sangre y lamer los huesos
el aquí y el ahora ha quedado desierto...
no hay ventas de garaje ni sentimientos perdidos...
todo desapareció en el último funeral,
no hay momentos inconsecuentes...
pues con la mirada perdida, tiré todas mis horas al encuentro del tiempo que siempre se pierde tras la última línea...
aunque en diagonal es más fácil olvidar...
olvidar este instante en que me siento como ¡Mierda!
olvidar simplemente que gasto este espacio respirando
un aire que le vendría mejor a un fantasma recién nacido en el exilio...
dejo mi ultimo delirio
siento que me he vuelto a quedar dormida...
tras apagar la luz de una mente que murió
y no ha vuelto a nacer...
NO!!!!
Nunca más!!!!

1 comentario:

  1. Hola mi cielo, que bueno que volviste, por favor no vuelvas a irte y siguenos deleitandonos a todos con tus escritos deslumbrantes.
    Besos y abrazos!!!
    Te quierooooooooooooo!!!

    ResponderEliminar